Bienvenido al Portal de Inteligencia Intuitiva Bienvenido al Portal de Inteligencia Intuitiva
   [Portada
EnglishFrenchGermanItalianSpanish
  Nuevo Usuario / Login No hay Mensajes para Anonymous Usuarios Registrados: 1389  


Menú
 Servicios del Portal
 Avisos Legales
 Recomiendanos
 Buscador del Portal
 Buscador de Google
 Staff
 Tu Opinión
 Criticas
 Reloj Meditación
 Contenidos
 Secciones
 Enciclopedias
 Noticias
 Temas
 Archivo de noticias
 Descargas y Enlaces
 Descargas
 Enlaces
 Estadísticas
 Top 10
 Encuestas
 Miembros
 Tu cuenta
 Gente Online
 Lista Usuarios
 Mensajes Privados
 Diario
 e-Boletín
 Info
 Fases de la Luna
 Sorteos
 Ocio
 e-Postales
 Cine
 Ilusiones

Buscar
Buscar en Google
en la Web
en este Portal




La Misión a Recordar II

página(s) : 2/3
(4825 palabras totales en este texto)
(1759 Lecturas)   Versión Imprimible




Una de aquellas almas se dirigió al Ser de Luz y le dijo:

Querido Ser de Luz, dijiste que debemos estar atentos a nuestras vidas para saber en cada momento lo que debemos de hacer, y qué tenemos que aprender con las circunstancias que vosotros nos preparáis para nuestra evolución, y quisiera ponerte un supuesto caso en concreto para que nos dieras un ejemplo de cómo deberíamos actuar.

Bien, dime; ¿qué caso me propones?

Suponiendo que en la próxima encarnación yo fuera una mujer a la cual la maltrata su marido, ¿cual sería la lección a aprender y cómo debería actuar? ¿Dejarme maltratar y callar, responder a la agresión o huir de esa circunstancia?

Bueno; contestó el Ser de Luz, prestad atención a la respuesta, puede valer para otras muchas situaciones y en distintos conceptos, como en incompatibilidad con los padres, con los amigos, y en cada circunstancia de vuestra vida.

A tu pregunta de cómo deberías de actuar te responderé, que depende del grado de evolución de la persona, me explicaré:

Si nosotros preparamos la situación de que se maltrata a una persona, y ésta es de baja evolución, es para que aprenda y grave en su Ser interior lo que ella hizo con otra persona en su vida anterior, y pasando por este maltrato, comprende una situación que no había conocido hasta ahora; pues este sufrimiento, al quedar grabado en esta vida, ella no lo repetirá en las siguientes; y nuestro trabajo con respecto al maltrato habrá terminado cuando veamos que ha hecho efecto esta situación.

Sé que estás pensando que es dura esta lección, pero las almas encarnadas en la Tierra no comprenden otro idioma que el del dolor, por eso, queremos que evolucionéis pronto para no utilizar más estos métodos.

También podemos poner la misma situación de maltrato, a una persona de evolución media, pero la respuesta tiene que ser distinta, pues en este caso se trata de una persona que carece de autoridad, le falta firmeza y confianza en si misma y se deja avasallar por todo el mundo, así pues nosotros le pondremos esta situación cuantas veces sean necesarias hasta que haga frente a ella, para que aprenda a enfrentarse a los demás, pero si huyera de esta situación, le buscaríamos otras situaciones de maltratos, hasta que florezca su fuerza interior que le toca ya por evolución.

Y por último podemos poner esta situación de maltrato a vosotras, las almas de alta evolución, para ver cómo os desenvolvéis con la sabiduría y nivel que se supone tenéis. Por supuesto, vosotras no os dejaríais maltratar, pero queremos saber si respondéis con violencia, con odio o con venganza, o bien, si respondéis con comprensión y sabiduría, y si intentáis ayudar a aquel que os maltrata, enseñándole cual es el camino correcto, siempre sin odio y con comprensión; en pocas palabras lo que queremos saber es que, si en estas ocasiones tan duras mantenéis el concepto de unidad, mas esta será unas de vuestras ultimas pruebas; que estéis donde estéis y en las circunstancias que os encontréis, tengáis siempre el concepto de unidad.

Esto no quiere decir que seáis tontos, sino, que si tenéis que leerle la cartilla a alguien, lo hagáis, pero siempre desde el sentido de amor y unidad hacia todos, y si tenéis que romperle una botella en la cabeza de alguien, rompérsela, pero luego cúrale sin odio y sin rencor y hazle comprender aquello que no comprende todavía por falta de evolución.

¿Me habéis entendido?

Bueno me gustaría que me formulaseis una última pregunta, pues ya es tarde, ¿quién quiere hacerla?

Una de aquellas almas se levantó y le dijo al Ser de Luz.

Cuando nos has dicho que nos dediquemos a nosotros mismos y no a los demás, no lo entiendo, pues yo creo que haciendo el bien a los demás y dedicándose a ellos, no debería de estar mal, pues tú nos predicas el amor y la unidad con los demás.

Mira mi querida alma; siempre que lo hagas con consciencia y de acuerdo al plan, está bien, pero necesitas tiempo para tí, para ser consciente y conocer el plan.

Pero, Ser de Luz, ¿por qué aunque no seamos conscientes ni conozcamos el plan, hacer el bien puede ser malo?

Escucha, querida alma, te lo explicaré. Prestad atención.

Había una vez una persona que quería ser muy buena, se pasaba la vida ayudando a los demás, su fama traspasó las fronteras. Era tal su afán por ayudar a los demás, que decidió ir a otro país para seguir su obra.

Buscó uno de los más pobres y decidió ir a un país africano; cuando llegó, fue directamente a unas de las aldeas más primitivas que existían y que se encontraba en el interior del país.

Una vez allí, observó la vida del poblado para ver como podía ayudarlos, pues todo su afán era hacer el bien. De todo lo que observaba se dio cuenta que todos los hombres del poblado tenían que pasar a nado un gran río que dividía el pueblo del lugar donde ellos se proveían de los alimentos, de la caza y de la siembra.

Estos indígenas no conocían ni barca ni nada, por lo cual muy pocos eran tan fuertes que podían conseguir pasar el río, y los demás se pasaban media vida intentando aprender a nadar.

Entonces pensó que podría construir un puente y así se acabaría el sufrimiento de todas aquellas personas.

Dicho y hecho; se pusieron todos manos a la obra y construyeron el puente.

Aquellos indígenas ya no tenían que aprender a nadar, ni sufrir más en intentar conseguirlo.

Estos indígenas adoraban al extranjero, y éste se sentía muy orgulloso de lo que había conseguido, pues todas estas personas eran felices gracias a él.

Pasaron muchos años y este hombre murió de viejo y subió al cielo. Al llegar al cielo, este hombre tenia la convicción de que se había ganado el Paraíso por su buen hacer en la Tierra.

Hacia él se dirigió un Ser de Luz, y le preguntó¿ no eres tú esa persona que dedicó tanto tiempo a los demás, y que tanto bien a hecho a otras personas?.

¡Sí!, contestó entusiasmado.

Sígueme y acompáñame por favor, que te voy a enseñar algo.

Este Ser, le llevó a un lugar, y le dijo:

¿Dime qué ves?.

Esto es maravilloso, replicó el hombre, veo grandes montañas y valles verdes, árboles, pájaros, flores, y sobre todo muchísima gente contenta, feliz y en armonía, y todo está iluminado por una gran luz brillante y dorada.

Este hombre, entusiasmado, miró al Ser de Luz y le dijo: ¿acaso esto es el Paraíso?

Más o menos; le contestó el Ser de Luz.

Pero dime ¿qué más ves?.

Veo un gran río con agua cristalina, y veo que la otra orilla no es igual que esta, ¿porqué es diferente?.

Observa bien la otra orilla y dime ¿qué ves? Le dijo el Ser de Luz.

Pues, veo que todo es gris y está en penumbra, no veo montañas, ni árboles, ni pájaros, ni nada, sólo veo mucha gente triste y en pena.

¿Que hacen esas personas allí? ¿por qué no pasan a esta orilla? le preguntó al Ser de Luz. Y éste le respondió: no pueden pasar porque no saben nadar.

Y porqué no se les enseñan a nadar.

Pues hijo mío, nosotros mandamos a todas estas personas a la Tierra para que aprendieran a nadar, pero algún listo, que solo quería hacer el bien, se metió donde no le llamaban, y les construyó un puente, y han vuelto todos sin saber nadar y ahora tienen que esperar a otra oportunidad para volver a bajar, para aprender a nadar, y mientras han de pasar mucho tiempo en esa orilla en sus tristezas y penas.

En ese momento, aquel hombre comprendió, que con el bien que hizo en la Tierra, pudo haber ocasionado mucho mal en el cielo.

Y el Ser de Luz se dirigió al alma y la dijo; ¿a quedado respondida tu pregunta?.

Sí Señor, creo que si dedicáramos mas tiempo en aprender, que en actuar, todo iría mejor en la tierra.

Bueno mis queridas almas, ya he de marcharme, quisiera dejaros una frase que os dará que pensar, mas es valedera tanto para aquí, el mundo de las almas, como para cuando estéis en la Tierra. Os tenéis que repetiros a vosotras mismas lo siguiente:

No ESTOY donde ESTOY, ni SOY lo que SOY,

mas no seré quién SOY, hasta que no tome consciencia de que SOY el que SOY.

Página Anterior Página Anterior (1/3)       Página Siguiente (3/3) Página Siguiente

[ Volver Alimento del Alma | Índice de las Secciones ]



Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Nuke ET Copyright © 2004 por Truzone.

  
Portal patrocinado por Inteligencia Intuitiva
Todos los logos y marcas registradas en este sitio
son propiedad de sus respectivos dueños.
Los comentarios son propiedad y responsabilidad
de las personas que lo emiten.
El resto son copyright de Inteligencia Intuitiva © 2006
  Licencia de Creative Commons

El Portal de Inteligencia Intuitiva se publica
bajo una licencia de Creative Commons.
Bajo las condiciones de:
Reconocimiento, No Comercial y Sin Obra Derivada.

Página Generada en: 0.284 segundos